6 errores clásicos en un proyecto de e-Commerce

A menudo veo empresas o autónomos que quieren lanzarse a la aventura del e-Commerce, vienen y me hablan de sus proyectos, de su ilusión de obtener ingresos por Internet y gestionar su negocio desde casa. Sin embargo muchas de esas ilusiones se desmoronan por el camino por un mal enfoque, falta de conocimiento del medio y por no prestar atención a lo que yo llamo el poder del buen consejo.

Afortundamente he aprendido en mis propias vivencias empresariales no caer en la trampa del precio sino aprender a dar importancia sobre el valor que aportan en mi empresa los proveedores y asesores externos que nos prestan servicio; yo he adoptado siempre la política de rodearme de los mejores profesionales, pagar bien a los que de alguna u otra manera aportan valor en mi empresa. Nunca he entendido eso de tratar a un proveedor con prepotencia y malos modos o de dejarme seducir por los chollos.

Siempre he ententido que esas personas que colaboran con mi negocio son profesionales y están ahí para solucionarme problemas y ayudarme a generar más ingresos en mi negocio.

Vivimos en la era de la información y de la especialización, será vital para tu e-Commerce contar con un buen desarrollador, un buen técnico de sistemas, un buen asesor de marketing online, posicionamiento, etc… va a ser la clave que marcará la diferencia entre éxito o fracaso . La mayor parte de las personas que me hablan de su proyecto no cuentan con ello, los únicos números y enfoque que hacen para afrontar el lanzamiento de un e-Commerce es: “lanzamos la web y después ya vamos solucionando problemas y aprendiendo…”. Cuando esto pasa la tozuda realidad se impone y las reacciones son muchas y diversas; desde ese punto empezamos a encadenar una serie de errores que no son más que la escenificación de una mala planificación. Veamos punto a punto estos errores.

No Planificar.

Hemos oído en nuestro entorno, o leído en la prensa, que fulanito o menganito se ha hecho rico del día a la mañana con un negocio de venta online, pero no hemos analizado que ese éxito ha llegado con gran esfuerzo y seguro que han participado un buen número de profesionales en el proyecto.

Hay que planificar y mucho mejor con asesoramiento desde el mismo inicio del proyecto, evitaremos sorpresas previsibles.

Hacérlo todo yo mismo.

Otros enfocan el proyecto de E-Commerce desde la perspectiva que ellos mismos van a aprender a gestionar todos los elementos que envuelven un e-commerce: gestión del backend, edición de altas de productos, fotografía y diseño, negociación con proveedores, logística, administración del servidor, marketing on-line, atención al cliente…

Seamos sensatos. Un buen programador, un buen administrador de sistemas, un buen diseñador, un buen profesional de marketing on-line, etc… no son profesionales que han aprendido todo lo que saben en unos pocos días o meses, el resultado de lo que hacen es fruto de muchos años de profesión y experiencia acumulada.

Dedícate más a la parte estratégica, al foco de tu negocio y deja en manos de profesionales el trabajo técnico. Lo que vas a pagar por un buen profesional y la cantidad de dinero que puedes ganar a cambio, si coordinas bien todas las piezas, va a ser insignificativo.

Ahorra tiempo, es el bien más preciado.

Un buen profesional, da igual si es empleado directo o externo/outsourcing, te va a ahorrar tiempo que es el bien más escaso que vas a tener como emprendedor. Pongamos por ejemplo un buen técnico de sistemas o consultor, este profesional va a representar los ojos y los oídos en la dirección técnica de tu proyecto; son profesionales que están ahí todos los días y van actualizando sus conocimientos en sus respectivas áreas, cosa que tu no vas a poder hacer nunca si actuas como un hombre-orquesta en tu proyecto.

Valora tu tiempo, céntrate en aquellas cosas que realmente puedas aportar una gran valía como: supervisar a los profesionales, controlar el negocio, conocer bien los productos que estás vendiendo, asistir a ferias/eventos y hacer contactos que te proporcionen mejores condiciones de compra. No te pases noches sin dormir por ahorrar unos euros con algo que podría hacer rápidamente otro profesional, estarás perdiendo tiempo, calidad de vida y lo que se conoce como oportunidad de negocio.

Aprende a seleccionar a tus colaboradores.

No todos los colaboradores de tu proyecto van a ser igual de profesionales, el error más clásico es clasificar a los colaboradores por precio. Ejemplo, no todos los servidores para montar tu tienda online son iguales, y tampoco todos los técnicos de Sistemas. Eso es algo que sin nociones técnicas te va a ser imposible de diferenciar. Algunas empresas de hosting son sólo revendedores, cuando tengas problemas vas a tener que lidiar con un/a teleoperador/a y cada minuto que esté tu negocio ‘offline’ vas a dejar de facturar. Los problemas que te pueda ocasionar son evitables desde el principio si nos dejamos aconsejar.

Como los populares cuentos de hadas, vas a tener que besar muchos sapos hasta que encuentres tu principe ideal, de modo que no bases dicho análisis por el precio sino por el valor que aportan en la solución cada proveedor.

Se justo con tus proveedores.

Un proveedor o colaborador externo tienen que sentir tu proyecto como suyo, si tu ganas el gana, es una relación win-win, no existe otro modo -desde mi punto de vista- de entender una relación a largo plazo sin respeto y sin pagar un precio justo para que el proveedor siga siempre motivado y fresco como el primer día.

Encuentra a técnicos, programadores y profesionales que se tomen muy a pecho su trabajo. Que sepan colaborar con otros profesionales y págales lo que creas que justamente se merecen. No intentes ahorrar quemando a tu proveedor si es bueno sólo por ahorrar unos pocos euros, las consecuencias puedes ser un camino lleno de espinas hasta que encuentres otro proveedor/colaborador igual.

Aléjate de las ‘gangas’ y los que prometan demasiado

La verdadera habilidad que deberás tener para montar una tienda online es saber diferenciar entre el polvo y la paja, entre un buen y mal profesional y huir de las personas que te ofrecen una solución tipo ‘ganga’ o ‘todo-en-uno’. Salvo raras excepciones, en el mundo de la tecnología quien es profesional de Sistemas está focalizado en su campo, quien es desarrollador debe ser un experto en lenguajes de programación y quien es buen profesional del marketing online está centrado en atraer tráfico a tu tienda online. Es complejo que una empresa te pueda dar cobertura en todos esos campos y además hacerlo bien, y mucho más si es un autónomo o profesional independiente que carecen de una gran estructura.

Exige a tu proveedor que todo lo que te prometa durante la pre-venta quede de alguna manera u otra redactado por escrito y que existan unas condiciones de post-venta acordes a lo que necesitas (se conoce como S.L.A o Acuerdo de Calidad del Servicio). He visto muchas veces pararse un servidor el fin de semana y nadie hacerse cargo de restablecer los servicios, entre otras cosas porque no estaba contractualmente reguladas las responsabilidades, tiempos de respuesta, etc… o porque el precio para el proyecto se pidió tan ajustado que nadie quiere ocuparse de la post-venta y mantenimiento.

Espero que estos modestos consejos sirvan de ayuda a cualquiera que esté pensado en sumergirse o emprender una aventura en el comercio online, lo cual es realmente maravilloso y te puede aportar una calidad de vida extraordinaría, aunque como has podido leer la mayor parte de los proyectos que se inician no terminan obteniendo resultados de éxito por problemas que he pretendido resumir en base a mi experiencia; haz caso al poder del buen consejo, rodeate de buenos profesionales en áreas técnicas que desconoces y no seas arrogante pensando que sabes más que nadie. Se trata de simple lógica, todo lo demás llegará con esfuerzo y constancia.