El poder oculto del Dark Data

Los datos oscuros o Dark Data se pueden definir como el conjunto de datos que adquirimos a través de operaciones en nuestras redes informáticas que no son utilizados de forma directa.

Nuestra empresa puede tener una capacidad para recoger datos que supere nuestra capacidad o necesidad de analizarlos, pueden darse casos, incluso, en los que la organización no tenga conciencia de qué datos está acumulando. Estos datos podrán ser útiles en el futuro, en el momento en que la empresa disponga de tecnología para su análisis y posterior aplicación; datos que, en el futuro, darán un valor añadido a la empresa pero que a día de hoy no pueden ser utilizados.

Definimos Dark Data como el conjunto de datos que adquirimos a través de operaciones en nuestras redes informáticas que no son utilizados de forma directa.

En muchos casos son datos recopilados por sensores, redes wifi, beacons, móviles, registro de servidores, emails o conversiones analógico digitales de los que no se llega a utilizar ni siquiera un 10%, restándole la importancia que esa información puede llegar a tener. Según IDC, consultora internacional líder de inteligencia de mercado, hasta el 90% de los datos son datos oscuros.

Estos datos permanecen almacenados con el ánimo de poder utilizarlos en el futuro, una práctica habitual en las empresas, debido a que el simple almacenamiento no supone demasiado coste, en cambio, en el momento en que estos datos comienzan a ser analizados y tratados y se deban asegurar, es ahí donde los costes se incrementan. El retorno de la inversión del análisis de datos es muy complicado de calcular, puesto que su potencial no ha sido determinado, por ello necesitarán de un análisis previo de qué tipo de información contienen, su antigüedad y si están más o menos estructurados.

Para generar valor, los Dark Data precisan de soluciones avanzadas de inteligencia de negocio (Business Intelligence BI), o inteligencia de cliente (Guest Intelligence) que posibiliten su identificación, estructuración, filtrado y análisis con el fin de que aporten valor o conocimientos extra de esa información que hasta ese momento estaba oculta para la organización.

El término se ha puesto recientemente de moda por un ejemplo de uso, en este caso un ejemplo de mal uso, por parte Cambridge Analytica, la empresa que creó perfiles psicológicos y de tendencias políticas de una significativa cantidad de americanos en edad de ejercer su derecho al voto y que presuntamente habría conseguido llevar a Donald Trump a la presidencia.

La utilidad del Dark Data en el sector retail

En el sector retail comienzan a utilizarse los Dark Data procedentes de la atención al cliente. A través de las quejas, reclamaciones u opiniones de los clientes se pueden detectar las cuestiones o problemas más frecuentes de un punto de venta.

Desde atención al cliente también podríamos recopilar los datos de las devoluciones de productos de nuestra tienda, ayudándonos a definir el motivo de las devoluciones y si precisamos un cambio de estrategia, por ejemplo

Del mismo modo se podrían evitar pérdidas haciendo uso de los datos obtenidos de las cámaras de seguridad de un punto de venta para conocer cuáles son los comportamientos previos a los robos, ayudando a prevenirlos y reduciendo pérdidas. Del mismo modo podríamos conocer cuáles son los hábitos más repetidos de movimiento de los clientes a través de los pasillos del punto de venta, por ejemplo.

Hemos utilizado el ejemplo del sector retail para hacer mucho más accesible la comprensión del alcance de la recopilación y utilización a futuro del Dark Data, aunque obviamente es extensivo a cualquier sector, todas las empresas recopilan datos en mayor o menos medida y conocer cómo explotarlo no solo les permitirá crecer en el futuro, sino también marcar la diferencia hoy.

¿Conoces los datos que almacena tu organización y cómo sacarles el mayor partido? Consúltanos.