Beneficios del IoT en la empresa

A través del IoT estamos consiguiendo la interconexión de objetos cotidianos con objetos tecnológicos tratando de buscar la autonomía de cualquier dispositivo. A través de una red de sensores podemos extraer información del uso de dichos objetos que pueda ser útil para la empresa.

¿Cuál es el reto para usar esta tecnología? La transformación, transformarse y pasar a pensar digitalmente, adecuar los procesos productivos y mejorar la explotación de los datos obtenidos para rentabilizarlos.

Se trata de adaptarse a los nuevos modelos de negocio, conocer qué hacen nuestros clientes, sus intereses y sus problemas y dedicar ese aprendizaje a crear servicios más personalizados y así diferenciarnos de nuestros competidores.

Existen muchos puntos de nuestra organización que pueden verse beneficiados por el IoT:

  • Marketing y ventas: Podemos recibir información en tiempo real del movimiento de productos a través de redes de sensores en las estanterías de un comercio. En los casos del sector de retail también podemos saber, a través de bluetooth, qué clientes tienen descargada nuestra aplicación en sus dispositivos e impactar con promociones inmediatas.
    El uso de Internet de las Cosas nos permite mejorar la eficiencia y reducir los tiempos de trabajo, aumentando así la productividad de la organización en materia de ventas.
  • Costes: El conocimiento de nuestros gastos nos puede ayudar a reducir costes, tanto en el control de stock, evitando el sobrestockaje como en nuestros consumos habituales. Por ejemplo, el sistema eléctrico de una factoría puede funcionar de manera automática en función de las personas que se encuentren trabajando en el lugar, tanto en iluminación como en climatización.
  • Energía: Realizar una monitorización del consumo energético nos permite optimizar los aparatos conectados, detectar problemas con carácter preventivo y optimizar nuestros consumos energéticos.
    Los datos recolectados de esta monitorización nos harán mejorar la eficiencia y los costes de mantenimiento.
  • Logística: El uso de IoT nos permite controlar en tiempo real el trayecto de los productos desde su salida del almacén hasta la entrega al consumidor final. También nos permite controlar y mejorar las rutas de entrega para ahorrar tiempos y combustible.
    Del mismo modo mejora la coordinación entre distribuidores y proveedores, ya que podemos anticiparnos a las necesidades de stock. Los sensores pueden advertirnos de cuando un producto se está agotando para poder reponerlo con la rapidez necesaria.
  • Mantenimiento industrial: Los sistemas de control pueden detectar vibraciones, paradas o cualquier tipo de comportamiento inusual en nuestra maquinaria, lo que permite a los técnicos de mantenimiento anticiparse.
    Esto, además de suponer un ahorro de costes permite también programar y optimizar las cadenas de producción y automatizar las actividades de mantenimiento.
  • Servicios personalizados: La interconexión a través de IoT nos permite mejorar nuestra experiencia con los clientes. Conocer sus intereses, sus hábitos de compra o cuáles son las devoluciones más frecuentes nos permite mejorar nuestra planificación en la producción y venta, mejorando así nuestra orientación a los clientes.
  • Análisis de datos: En este punto la tecnología del Internet de las Cosas se mezcla con el Big Data, no basta con obtener datos al conectar nuestras diferentes infraestructuras sino que debemos analizar toda la información que esta tecnología genera para poder extraer de ella el mayor beneficio. Siempre basándonos en los datos que nosotros mismos estamos generando con nuestros clientes.

    Como contrapartida tendremos que mejorar también la ciber seguridad de nuestra infraestructura tecnológica, puesto que tendremos muchos más puntos de conectividad y generaremos muchos más datos sensibles.

 

guia transformación digital empresa